Hector Malamud

 

Hay acontecimientos en la historia de une vida que parecen insignificantes en el momento de vivirlos, pero que toman une dimension creciente a medida que los años pasan.

Uno de esos momentos fué el encuentro de Hector Malamud con Charles Chaplin Yo lo vivî. Yo estuve presente.

El primero de mayo de 1976 Charles Chaplin recibiô a Hector Malamud en su residencia en Suiza. Era entonces un acteur al comienzo de su carrera. Malamud le estrecha la mano y le dice : « Merci pour votre travail ». Yo sentî que une especie de complicidad se creaba entre los dos cômicos. Durante muchos años lamenté no tener en ese momento la càmara fotogràfica para inmortalisar la escena. Por respeto nos habîamos propuesto de dejar las càmaras en la camioneta y no sacar ninguna foto.

Yo siempre supe que Hector Malamud era un gigante. Hector fué mi hermano y mi maestro. Fué a travez de él que aprendî el arte del actor y la manera de traducir el arte dramâtico en mûsica.

Nadie mejor que yo lo conociô durante todo ese perîodo de cinco años que durô « El gran soñador » y su gira por Europa, en el que compartimos interminables conversaciones en tantas habitaciones de hotel, camarotes de barcos, compartimientos de tren y miles de kilômetros en camioneta..

Era un hombre repleto de creaciôn y tenÏa al mismo tiempo un sentimiento trâgico de la vida. Esa tragedia que termina siempre por alcanzarnos, de la que él siempre fué conciente y que él exorcisaba con su arte. .

Yo no he vuelto a ver a mis amigos Leonor Galindo, Alberto Rusjan, Mariana Eichelbaum, todos los que estàbamos con él ese primero de mayo de 1976 frente a Charles Chaplin, pero yo sé que hoy estamos todos juntos unidos en la tristeza y en el recuerdo.

Adios hermano, y a vos también, « Gracias por tu trabajp ».

La historia del gran soñador en Europa està aquî : http://www.el-gran-soñador.com/

Mario Litwin - Diciembre 2008

http://www.mariolitwin.com